Comer en Mendoza: Pan y Oliva de Bodega Zuccardi

ZuccardiEn nuestro último viaje a Mendoza estuvimos haciendo vida más de descanso que otra cosa. Obviamente que el relax no implica dejar de ir a las bodegas, sólo que en esta oportunidad decidimos hacerlo más tranquilos.

Hacía mucho que no pisaba la Bodega Zuccardi y nos debíamos una visita.
Al principio me bajoneé porque justo en el momento que nosotros viajamos estaba cerrado Pan y Oliva. Porque la cosa es así: la bodega tiene dos propuestas gastronómicas diferentes divididas en dos restaurantes que están dentro de la misma bodega pero a un poco más de 1 kilómetro de distancia dentro de la misma.
Pan y Oliva es la propuesta joven, divertida, más internacional con orientación mediterránea, donde el protagonista es el aceite de oliva, que más adelante van a entender el porqué.
ZuccardiCasa del Visitante es más bien la propuesta carnicera para el público nacional e internacional pero que se basa en diferentes cortes de parrilla sumado a ensaladas y otros agregados secundarios que sólo acompañan a la vaca.
Como muchos ya saben me encanta la carne, pero eso no quita que me resulte más interesante una propuesta como Pan y Oliva que ofrece más variedad tanto de platos como contrastes de sabores. Además aclaro que tiene una propuesta apta para vegetarianos.
ZuccardiSi bien el menú va cambiando espero que nunca dejen de hacer la pizzetta con queso brie, fue una de esas entradas que te hacen sentir en el norte de Italia, donde se acostumbra fusionar la pizza con los toques gastronómicos de otros países, como en este caso, Francia.
El risotto de remolachas me sorprendió por el único detalle que espero de un risotto que salga perfecto: su cocción. Lo primero y único que cuestiono en un risotto es la textura del arroz. Si está bien cocido le podés poner lo que se te canten las pelotas que ya me convenciste. Y acá lo hicieron a la perfección.
ZuccardiPero por sobre todas las cosas, lo que me resultó mejor logrado fue el postre de helado de aceite de oliva. Sin lugar a dudas fue la estrella del almuerzo combinando el aroma, el sabor y el picante del aceite de oliva en la garganta con la frescura, el dulzor y los aromas de los frutos cítricos que combinaban a la perfección, acompañado esa sensación con un almuerzo que está entre las mejores experiencias que pude vivir en Mendoza.
Bodega ZuccardiCasa del Visitante de Familia Zuccardi
(Pan y Olliva de la misma Bodega Zuccardi en la misma dirección)
Compartir...

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *