Hay café, caféééééééé!

Cara de pelotudoHace rato que tengo dando vueltas en la cabeza un conflicto acerca de los bares o cafeterías de Buenos Aires. No se nota ni un poquito que soy un tipo bastante conflictivo, no cierto?

Soy argentino con herencia tana, y me he sentido más veces tano que porteño. Las veces que pude tomar café en Italia me fui enamorado del sabor, de la textura, de todo el ritual, que a diferencia de acá, dura unos segundos, porque el café está hecho para tomártelo de un saque y disparar para el trabajo o correr el auto que dejaste en doble fila sobre la salida para discapacitados al que ni siquiera le pusiste las balizas. También podés tomarte un feca sentado en un bar, pero es más caro y no condice con la costumbre tana del rapidito, pin, pun, pan, expresso, y a otra cosa mariposa.

El tano es así. Y no lo defiendo; al contrario, odio esa forma enquilombada que tienen para vivir, todo el día a las corridas enchufados gracias a tanta cafeína. Pero parece que les funciona, tanto el descontrol, como tomarse un rico café en menos de un minuto, de parado, como quien sale a fumarse un pucho, pero en menos tiempo. Y mil veces más sano.

Acá tenemos otra costumbre. Nadie hace barra para tomar un café por un minuto, no se acostumbra.

Cuando era estudiante (allá por el año 2000, y antes también, porque aunque no lo crean antes que cocinero fui un nerd informático) me sentaba en el café entre clase y clase para repasar algo antes de entrar a la facultad. Media hora, a veces más, con el culo aplastado y una promo de Café con Leche y 2 de manteca. Típica. Si no le metía dos medialunas al cefa para mí era una pérdida de tiempo. Como que me concentraba mejor con los modelos probabilísticos y los pliegues del hojaldre con el que hicieron la medialuna.

Reunión de negocios. Consultar a un abogado. Una charla con un amigo que está en el horno y quiere hacer la gran Barreda con la familia porque no lo dejan ir a ver el Turismo Carretera al interior. Todo eso lo acostumbramos hacer en un café. Incluso esperar sentado con una lágrima, “símbolo” que indica que estás por dejar a tu novia. Me lo contó un amigo al que se lo hicieron.

El café en Buenos Aires gira alrededor del entorno y no del café en sí. Porque si me preguntás qué sabor tenía el café cuando iba a estudiar a la facultad, te voy a decir que tenía sabor a falta de tiempo porque me iban a romper el upite en el examen. No iba por el café. No lo disfrutaba. No nos enseñaron a disfrutarlo. Lo que pagamos es el espacio.

Cuando leo a alguien criticar a las cadenas clásicas de café me pregunto: ¿lo critican defendiendo a quién?

StarbucksPorque si me van a decir que prefieren el café de Cocu antes que un Starbucks les anticipo que los precios son parecidos, la “no-atención” es la misma (en ambos tenés que ir vos a comprar, esperar y llevar a tu mesa la bandeja), el amontonamiento es similar, y no estoy diciendo que Cocu sea ni mejor ni peor que la cadena verde y negra. Digo que el concepto es básicamente el mismo.

 Algo similar me pasa con Le Blé. Lo conocí apenas arrancó hace ya unos, no sé, 8 o 9 años?… Hace mucho que no voy porque encontrar lugar para sentarte es un fastidio. La gente va, apoya la notebook, y se queda hasta que lo barren junto con los restos de cruasans del piso. Pasa lo mismo en cualquier otra cadena, porque la idea del café es esa. No vas por el café. Vas por el espacio.

Quizás porque nos olvidamos del gran valor que tiene un buen café en la mesa.

Charlemos un poco del café.
El café el resultado del fruto tostado del Cafeto. Así se llama al árbol, que en general se divide en 2 variedades clásicas más una serie de otros diferentes cafés que presentan una minoría que no vale la pena tratar. La Arábiga, de la que se obtiene mejor calidad, o la Robusta (se llama Canephora), que se adapta mejor a las condiciones climáticas y, por ende, ofrece un resultado más beneficioso para el comerciante, en general usada para el café instantáneo. Dado que el clima tiene que ser húmedo, sin heladas, con bastante calor, la plantación se centra generalmente en el norte de sudamérica, donde Brasil se lleva ya un tercio de la producción mundial.
Café y AlfajorEl buen café depende de una cierta combinación de características que se tienen que dar en conjunto. Un buen grano de café no es suficiente para lograr un buen café. Así como una buena manipulación del grano o el café ya molido no nos va a dar mejor café del que puede otorgar el producto, aunque es más fácil arruinar un buen café
Siguiendo el proceso vas a tener que primero elegir la molienda. En función de cuánto muelas el grano de café vas a obtener diferentes resultados. Una molienda muy fina te puede tapar la máquina expreso y una muy gruesa no deja que se aproveche en su totalidad el sabor y el aroma.
Una vez que tenés el café molido vas a tener que elegir el proceso. Las máquinas expreso son buenas si las mantenés limpias, ahora, si pensás que la máquina se limpia sola, a la semana vas a estar tomando café en su variante roquefort.
Las automáticas son buenas pero tomar café todos los días es más caro y, en lo persona, creo que se pierde la esencia de hacer el café uno mismo. Ojo, son súper prácticas, tengo una, pero una buena máquina expreso o una Moka tienen otra magia.
Café y brownieHablando de Moka, te aclaro que no hice referencia al feca con chocolate, eh… Moka es el tipo de cafetera famosa que conocemos como la Volturno, aunque en italia se la conoce como Greca o Macchinetta. Como la Savora con la mostaza o la Filcar con la Guía de Transporte, se llama Moka a un tipo de máquina expreso que acá sólo se conoce por su marca. Sí, aunque no lo parezca ésta es una máquina expreso para café porque el proceso implica extracción de sabor a través de presión.
Una cafetera expreso debería ser considerada así por la extracción gracias a la presión el café.
Todo lo contrario a la típica cafetera por goteo, clásica de cualquier oficina. Para esta cafetera necesitás filtro, café común y corriente y agua. El típico café americano. Esta la dejo para los hoteles de una estrella o para el jefe miserable que tiene que darle cafeína a sus empleados.
Vos, que tenés todas las ganas por tomar un buen café, andá buscando buenos granos para moler, y una linda expresso. En una de esas te ponés el despertador para prepararte un buen feca y arrancás el día sintiéndote todo un George Cloney…
Compartir...

2 thoughts on “Hay café, caféééééééé!

  1. Sole Albano

    No hay cafe mas feo que el de starbucks, bueno si quizas el de MC.
    En España aprendi a sentarme a disfrutar un cafe, quizas no el mas rico, ero si el ritual que tienen de sentarse, charlar y disfrutarlo, cosa que aca se esta perdiendo hace rato.
    La gente, como bien decis, hace uso de las instalaciones y del wifi.

    En Colombia probe el mejor cafe de mi vida, yme traje varias bolsas que lamentablemente se me esta terminando. Me resisto las capsulas de nespresso, terriblemente! quiero cafe recien molido hecho en maquina de cafe como la gente! todos los dias en mi casa, es mucho pedir no?
    Saludos Guerrillero !

    Sole

  2. Pingback: 5 tips para preparar un buen café - Guerrillero Culinario

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *